Así lo aseguraron desde el INTA, quienes analizaron los focos de calor en el período 2000-2019. Los valores de precipitaciones mínimos y las altas temperaturas, entre las causas.

 

Así lo aseguraron los especialistas del Observatorio para los Agroecosistemas del Instituto de Clima y Agua del INTA, quienes analizaron los focos de calor en el período 2000-2019. Los valores de precipitaciones mínimos y las altas temperaturas, entre las causas.

Una reciente estimación del INTA  asegura que en La Pampa hay 2 millones de hectáreas en alto riesgo de incendios, con una gran cantidad de acumulación de material vegetal en zonas inaccesibles y poca disponibilidad de agua. En este contexto, especialistas del Área Observatorio para los Agroecosistemas del Instituto de Clima y Agua del INTA analizaron los focos de calor detectados en La Pampa, desde noviembre de 2000 hasta agosto de 2019. Los resultados del estudio.

De acuerdo con Patricio Oricchio -investigador del Observatorio del Instituto de Clima y Agua del INTA-, “en los meses de diciembre y de enero se registran casi cinco veces más de focos de incendios que durante el resto del año”. Entre las causas, señaló los valores de precipitaciones mínimos y las altas temperaturas propias de la época estival.

En este sentido, detalló que, para llegar a estos resultados, analizaron los datos históricos de noviembre de 2000 a agosto de 2019, lo que les permitió estudiar los focos de calor en la provincia y concluir que “existen condiciones de riesgo moderado a alto que deberán ser monitoreadas en los próximos meses para ver si las condiciones mejoran o se tornan más críticas”.

Con respecto a las zonas más vulnerables, Oricchio detalló que “la mayor cantidad de focos suelen presentarse en los departamentos de Caleu Caleu, Utracán, Lihuel Calel, Chalileo, Lonventué, Curacó y Limay Mahuida”.

En este punto, el especialista aclaró que “si bien el estudio se hizo para La Pampa, la situación es extensible a cualquier región que tenga condiciones extremas de falta de precipitaciones y altas temperaturassumado a cobertura vegetal seca que favorecen a riesgos mayores”.

“Este primer análisis consistió en acumular la cantidad de focos de calor detectados en La Pampa en el período 2000-2019 para, luego, extraer los focos por la división departamental de la provincia y, por último, realizar un enfoque sobre los meses de octubre, noviembre y diciembre”, especificó María Eugenia Beget, investigadora del Observatorio.

 

Fuente: Agritotal