Debido a las inclemencias climáticas de las últimas semanas, Tero Granizo activó su sistema de alarmas, dando aviso a los asegurados antes que se produzca el siniestro.

En estos casos, si efectivamente cae el granizo sobre el lote, el alerta resulta compartido entre la compañía aseguradora y el agricultor. Así, Tero Granizo se convierte en el primer seguro del país con servicio de posventa, cumpliendo con su promesa de “cambiar la forma de asegurar el campo”.

Asimismo, y en función de los fenómenos climáticos que se están sucediendo, el equipo profesional  de tasadores de Tero se encuentra recorriendo lotes en todo el territorio, con el objetivo de tasar daños de distinto tipo.

Para ello, cuenta con un desarrollo de software nativo, con tablas y escalas diseñadas para la tierra en la que vivimos, diferenciándose de otras propuestas que trabajan tablas de daños de cultivos sembrados en otros países (como Europa y EEUU), que poco tienen que ver con los ciclos y cultivos nacionales.

La tecnología que utiliza Tero Granizo también permite georeferenciar y tomar una foto a cada muestra dañada, a fin de registrar fehacientemente el análisis del lote. De esta manera, junto con el agricultor, se logra la transparencia total de los datos en caso que haya que volver a recorrer y medir daños.

Para Tero Granizo y su equipo, cada tasación es la oportunidad para acompañar al cliente en el momento más difícil de su campaña. Por eso, cada uno de los tasadores de Tero recorre cada lote y actividad en donde acompañan al agricultor, sabiendo que los ejes sobre los que tiene que tomar decisiones son la integridad, la tecnología, el respeto, la solidaridad y la colaboración.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>